1° Corintios 10:1-11

1PORQUE no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron la mar;

2Y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en la mar;

3Y todos comieron la misma vianda espiritual;

4Y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la piedra espiritual que los seguía, y la piedra era Cristo.

5Mas de muchos de ellos no se agradó Dios; por lo cual fueron postrados en el desierto.

6Empero estas cosas fueron en figura de nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron.

7Ni seáis honradores de ídolos, como algunos de ellos, según está escrito: Sentóse el pueblo á comer y á beber, y se levantaron á jugar.

8Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veinte y tres mil.

9Ni tentemos á Cristo, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes.

10Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor.

11Y estas cosas les acontecieron en figura; y son escritas para nuestra admonición, en quienes los fines de los siglos han parado.

Siguiente Versículo 12
Compartir en Facebook

Capítulos

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16

Acerca de 1° Corintios capítulo 10 versículo 1 al 11:

1° Corintios 10:1-11, (1Cor 10:1-11)

Plegaria del Día

Oración a San Marcos evangelista


Oh santo justo y protector

Bendito San Marcos de León,

Tu que evitaste la desgracia del dragón,


Tu que a pesar de tus propias flaquezas


Y confiado en la gracia y fortaleza del Señor,

Con humildad y firmeza sometiste fieras y enemigos,

Te ruego confiadamente: amansa los corazones,

Los malos sentimientos y los malos pensamientos

De todo aquel que contra mi este,

De todo aquel que mi mal y ruina quiera, piense o desee.


Paz, paz, Cristo, Cristo, Dominum


Paz, paz, Cristo, Cristo, Dominum Nostrum.


Con tu fuerza y poder

Y con la ayuda de San Juan y del Espíritu Santo

Si ojos tienen, no me miren

Si manos tienen, no me toquen

Si lenguas tienen, no me hablen,

Que con los hierros que tengan, a mí no me hieran,

Ayúdame con tu mediación a:


(Pedir lo que se quiere conseguir)


Paz, paz, Cristo, Cristo, Dominum


Paz, paz, Cristo, Cristo, Dominum Nostrum


San Marcos de León,

Así como calmaste la sed del León

Y a tus pies dominado se quedó,

Calma mis adversarios y a todo el que busque mi mal,

Véncelos para que no puedan dañarme,

Amánsalos, que no se acerquen a mí,

Domínalos, para que no lleguen hasta mí.


Paz, paz, Cristo, Cristo Dominum Nostrum


Mis enemigos son bravos como el León,

Pero amansados, rendidos y dominados serán

Por San Juan y el poder de San Marcos de León.


Paz, paz, Cristo, Cristo, Cristo, Dominum Nostrum


Así sea.


Rezar tres Credos, padrenuestro y Gloria