1° Corintios 10:1-4

1PORQUE no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron la mar;

2Y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en la mar;

3Y todos comieron la misma vianda espiritual;

4Y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la piedra espiritual que los seguía, y la piedra era Cristo.

Siguiente Versículo 5
Compartir en Facebook

Capítulos

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16

Acerca de 1° Corintios capítulo 10 versículo 1 al 4:

1° Corintios 10:1-4, (1Cor 10:1-4)

Plegaria del Día

Oración de la Mujer en su día


«La fe es la fuerza del corazón». Oremos con todas las mujeres que están luchando con valentía por su bienestar y el de los demás. Oremos con todas las mujeres que, en sus familias, dan a la vida su verdadero significado por el don de un amor gratuito, por las actitudes maternales que ellas desarrollan cada día. Oremos también con las profesoras, educadoras y todas aquellas comprometidas en el servicio a los demás.

Señor, hazme un instrumento de Tu Paz Bendice a todas las mujeres que trabajan cada día para llevar la paz a su comunidad, a sus casas y en sus corazones. Dales la fuerza para continuar cambiando las espadas en arados.

Donde hay odio, que lleve yo el Amor.

Oramos por todas las mujeres que sufren discriminación de género, la desigualdad y el prejuicio. Ayúdanos a ver y enfrentar la discriminación contra la mujer en cualquiera de sus formas. 

Donde haya ofensa, lleve yo el Perdón. Reconforta a todas las mujeres que sufren el dolor de la guerra, la violencia y el abuso. Que ellas puedan llegar a ser instrumentos de su propia reconciliación y pacificación.

Donde haya discordia, lleve yo la Unión.

Perdona a todas las mujeres y hombres que han dejado que las diferencias alimenten el odio y la discriminación. Que el ejemplo de su respeto por toda la creación nos ayude a ver que todos somos responsables de nuestro mundo.

Donde haya error, que lleve yo la Verdad.

Reconforta a todas las mujeres que luchan en las tinieblas del abuso, de la pobreza y de la soledad. Que podamos traerlas a la luz, para reconocer su dolor y tratar de eliminar la carga de vergüenza o incomodidad.

Donde haya duda, que lleve yo la Fe.

Oramos por todas las mujeres que viven con el temor de sus maridos, su hermano, su padre... y las fuerzas que controlan sus vidas. Ayúdalas a ser capaces de ser ellas mismas gracias a tu amor eterno y la fe.

Donde haya desesperación, que lleve yo la Esperanza.

Oramos por todas las mujeres que viven en la desesperación, la pobreza, la violencia, la trata, la esclavitud y el abuso. Que la luz de tu amor les lleve la esperanza.

Donde haya tristeza, que yo lleve la alegría.

Ayúdanos a ver la fuerza y la bondad en cada mujer y cada hombre. Transforma nuestros corazones para que celebren el amor y la gracia en todas las personas. Que podamos ser bendecidas con el coraje de Santa Clara de Asís, Santa María Eufrasia, Saita Catherine de Sena y otros santos muy importantes en cada país, para seguir nuestro propio camino de amor por Ti y por nuestros hermanos y hermanas...