1° Corintios 10:10-19

10Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor.

11Y estas cosas les acontecieron en figura; y son escritas para nuestra admonición, en quienes los fines de los siglos han parado.

12Así que, el que piensa estar firme, mire no caiga.

13No os ha tomado tentación, sino humana: mas fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podeís llevar; antes dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis aguantar.

14Por tanto, amados míos, huid de la idolatría.

15Como á sabios hablo; juzgad vosotros lo que digo.

16La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?

17Porque un pan, es que muchos somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel un pan.

18Mirad á Israel según la carne: los que comen de los sacrificios ¿no son partícipes con el altar?

19¿Qué pues digo? ¿Que el ídolo es algo? ¿ó que sea algo lo que es sacrificado á los ídolos?

Siguiente Versículo 20
Compartir en Facebook

Capítulos

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16

Acerca de 1° Corintios capítulo 10 versículo 10 al 19:

1° Corintios 10:10-19, (1Cor 10:10-19)

Plegaria del Día

Oración a la Virgen de Caacupé


Santísima Virgen María Madre de Dios y Madre Nuestra cúbrenos con tu maternal protección.

Intercede por todos nuestros hermanos pobres por los enfermos y los necesitados da perdón y misericordia.

Intercede también por nosotros pecadores por nuestros padres y bienhechores.

Protege a Nuestra Iglesia Católica para que sea testimonio de tu Divino Hijo, alcanza luz para nuestras autoridades para que defiendan la Justicia y construyan la paz de nuestra Patria.

Después de la gracia particular, te pedimos alcánzanos la gracia de perseverar en nuestra fe y en caridad fraterna para merecer la promesa de Nuestro Señor Jesucristo de salvar a quien persecere hasta el final de sus dias.

A ti, Madre nuestra, te consagramos nuestra familia y nuestra vida cotidiana, y te invocamos con fe y amor para obtener la gracia que necesitamos.

( Pedir la gracia que necesitamos)

Amén.

Ave María Purisima

Sin Pecado concebida (3 veces)