1° Corintios 10:16-26

16La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?

17Porque un pan, es que muchos somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel un pan.

18Mirad á Israel según la carne: los que comen de los sacrificios ¿no son partícipes con el altar?

19¿Qué pues digo? ¿Que el ídolo es algo? ¿ó que sea algo lo que es sacrificado á los ídolos?

20Antes digo que lo que los Gentiles sacrifican, á los demonios lo sacrifican, y no á Dios: y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios.

21No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios: no podéis ser partícipes de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.

22¿O provocaremos á celo al Señor? ¿Somos más fuertes que él?

23Todo me es lícito, mas no todo conviene: todo me es lícito, mas no todo edifica.

24Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.

25De todo lo que se vende en la carnicería, comed, sin preguntar nada por causa de la conciencia;

26Porque del Señor es la tierra y lo que la hinche.

Siguiente Versículo 27
Compartir en Facebook

Capítulos

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16

Acerca de 1° Corintios capítulo 10 versículo 16 al 26:

1° Corintios 10:16-26, (1Cor 10:16-26)

Plegaria del Día

Oraciones de Semana Santa

Domingo de Ramos

Dios de toda gracia, tú has escuchado el clamor de tu pueblo que sufre. Enviaste a Jesús para que fuera nuestro Redentor y nuestro hermano. Abre nuestros ojos para que veamos la inmensidad de tu amor y las maravillas que realizaste con tu pueblo. Danos el coraje para ser tus manos y tu corazón con quienes sufren. Danos la sabiduría de proclamar la justicia y la rectitud. Que se cumpla ahora y siempre en nosotras tu voluntad. Amén.

Jueves Santo

Dios fiel, Jesús nos dio el regalo de su propio cuerpo y su sangre para que tuviéramos alimento que nos nutriera .. Al compartir la Eucaristía de Jesucristo, haz que seamos eucaristía las unas para las otras. Que nuestras vidas sean bendecidas, partidas y entregadas para que tu pueblo viva. Te lo pedimos en nombre de Jesús, nuestro Pan de Vida.
Amén.

Viernes Santo

Cristo Jesús, tu amor se hace visible por el misterio de tu muerte y resurrección. 
Haznos una en ti. Transfórmanos en pueblo de Misericordia que te abrace en las personas que sufren a nuestro alrededor. Te lo pedimos, como pueblo reconciliado con Dios por la sangre de tu Cruz.

Amén.

Sábado Santo

Dios de salvación, toda la creación espera anhelante y ansiosa la salvación prometida a nuestros padres y revelada en la resurrección de tu hijo Jesús.
Enséñanos a esperar la irrupción de tu poder salvador cuando todo será reconciliado contigo en Cristo Jesús.  
Aguardamos con esperanza, Oh Dios.  Esperamos en compañía de todos los ángeles y santos y santas del cielo. Por su intercesión, haz que seamos capaces de decir: Santo, Santo, Santo es nuestro
Dios.

Amén.

Domingo de Pascua

Jesús, adoramos el misterio de tu muerte  y tu resurrección. Nos maravillamos de la profundidad de tu amor por nosotras.
Que todos los pueblos de la tierra reciban la buena noticia de tu evangelio. Como tu pueblo, te pedimos hoy la capacidad de vivir la alegría de la
resurrección. Que cantemos con toda la creación: ¡Salve, Oh Luz de Cristo! Bienvenido, Salvador Resucitado.

Amén.