1° Corintios 10:17-23

17Porque un pan, es que muchos somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel un pan.

18Mirad á Israel según la carne: los que comen de los sacrificios ¿no son partícipes con el altar?

19¿Qué pues digo? ¿Que el ídolo es algo? ¿ó que sea algo lo que es sacrificado á los ídolos?

20Antes digo que lo que los Gentiles sacrifican, á los demonios lo sacrifican, y no á Dios: y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios.

21No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios: no podéis ser partícipes de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.

22¿O provocaremos á celo al Señor? ¿Somos más fuertes que él?

23Todo me es lícito, mas no todo conviene: todo me es lícito, mas no todo edifica.

Siguiente Versículo 24
Compartir en Facebook

Capítulos

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16

Acerca de 1° Corintios capítulo 10 versículo 17 al 23:

1° Corintios 10:17-23, (1Cor 10:17-23)

Plegaria del Día

Oración a San Marcos evangelista


Oh santo justo y protector

Bendito San Marcos de León,

Tu que evitaste la desgracia del dragón,


Tu que a pesar de tus propias flaquezas


Y confiado en la gracia y fortaleza del Señor,

Con humildad y firmeza sometiste fieras y enemigos,

Te ruego confiadamente: amansa los corazones,

Los malos sentimientos y los malos pensamientos

De todo aquel que contra mi este,

De todo aquel que mi mal y ruina quiera, piense o desee.


Paz, paz, Cristo, Cristo, Dominum


Paz, paz, Cristo, Cristo, Dominum Nostrum.


Con tu fuerza y poder

Y con la ayuda de San Juan y del Espíritu Santo

Si ojos tienen, no me miren

Si manos tienen, no me toquen

Si lenguas tienen, no me hablen,

Que con los hierros que tengan, a mí no me hieran,

Ayúdame con tu mediación a:


(Pedir lo que se quiere conseguir)


Paz, paz, Cristo, Cristo, Dominum


Paz, paz, Cristo, Cristo, Dominum Nostrum


San Marcos de León,

Así como calmaste la sed del León

Y a tus pies dominado se quedó,

Calma mis adversarios y a todo el que busque mi mal,

Véncelos para que no puedan dañarme,

Amánsalos, que no se acerquen a mí,

Domínalos, para que no lleguen hasta mí.


Paz, paz, Cristo, Cristo Dominum Nostrum


Mis enemigos son bravos como el León,

Pero amansados, rendidos y dominados serán

Por San Juan y el poder de San Marcos de León.


Paz, paz, Cristo, Cristo, Cristo, Dominum Nostrum


Así sea.


Rezar tres Credos, padrenuestro y Gloria