1° Corintios 10:18-25

18Mirad á Israel según la carne: los que comen de los sacrificios ¿no son partícipes con el altar?

19¿Qué pues digo? ¿Que el ídolo es algo? ¿ó que sea algo lo que es sacrificado á los ídolos?

20Antes digo que lo que los Gentiles sacrifican, á los demonios lo sacrifican, y no á Dios: y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios.

21No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios: no podéis ser partícipes de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.

22¿O provocaremos á celo al Señor? ¿Somos más fuertes que él?

23Todo me es lícito, mas no todo conviene: todo me es lícito, mas no todo edifica.

24Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.

25De todo lo que se vende en la carnicería, comed, sin preguntar nada por causa de la conciencia;

Siguiente Versículo 26
Compartir en Facebook

Capítulos

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16

Acerca de 1° Corintios capítulo 10 versículo 18 al 25:

1° Corintios 10:18-25, (1Cor 10:18-25)

Plegaria del Día

Oración a San Lázaro para peticiones


San Lázaro bienaventurado, abogado mío, mi santo protector, en ti pongo mi confianza, en ti deposito mis necesidades, mis preocupaciones y mis angustias, mis sueños y deseos, y, sabiendo los muchos milagros que a través de ti se han obrado, sabiendo la bondad que de tus manos brota cuando con humildad y fe a ti se te pide, hoy llego hasta ti suplicante, pidiendo tu poderosa ayuda y misericordia. 

Oh San Lázaro bendito, por la esperanza tan sublime, que abrigaba tu corazón de alcanzar la corona del martirio, y por aquel deseo ardiente de dar la vida por Aquel que te la volvió a dar después de haberla perdido, concédeme san Lázaro glorioso tu valiosa mediación, ruega por mis deseos ante el buen Jesús, tu amigo, hermano y bienhechor, y pide que por su infinita misericordia me conceda lo que pido de todo corazón y así pueda encontrar alivio en mi desesperación:

(Decir con inmensa fe o que se desea conseguir)

y si crees que no es conveniente, dame la paz y tranquilidad a mi alma para que espere resignado el cumplimiento de la voluntad divina.  

San Lázaro, glorioso padre de los pobres, te ruego no dejes de ayudarme, muéstrate propicio como siempre haces  y lleva cuanto antes mis peticiones al Señor, dame tus bendiciones y protección, alivia mis penas y problemas y aleja de mi vida todo mal y enemigo.

Por Jesucristo, nuestro hermano y Señor.

Así sea.


Rezar tres Padrenuestros,tres Avemarías y tres Glorias.