1° Corintios 10:19-30

19¿Qué pues digo? ¿Que el ídolo es algo? ¿ó que sea algo lo que es sacrificado á los ídolos?

20Antes digo que lo que los Gentiles sacrifican, á los demonios lo sacrifican, y no á Dios: y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios.

21No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios: no podéis ser partícipes de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.

22¿O provocaremos á celo al Señor? ¿Somos más fuertes que él?

23Todo me es lícito, mas no todo conviene: todo me es lícito, mas no todo edifica.

24Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.

25De todo lo que se vende en la carnicería, comed, sin preguntar nada por causa de la conciencia;

26Porque del Señor es la tierra y lo que la hinche.

27Y si algún infiel os llama, y queréis ir, de todo lo que se os pone delante comed, sin preguntar nada por causa de la conciencia.

28Mas si alguien os dijere: Esto fué sacrificado á los ídolos: no lo comáis, por causa de aquel que lo declaró, y por causa de la conciencia: porque del Señor es la tierra y lo que la hinche.

29La conciencia, digo, no tuya, sino del otro. Pues ¿por qué ha de ser juzgada mi libertad por otra conciencia?

30Y si yo con agradecimiento participo, ¿por qué he de ser blasfemado por lo que doy gracias?

Siguiente Versículo 31
Compartir en Facebook

Capítulos

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16

Acerca de 1° Corintios capítulo 10 versículo 19 al 30:

1° Corintios 10:19-30, (1Cor 10:19-30)

Plegaria del Día

Evangelio de hoy, Lunes 21 de Agosto de 2017

Vigésima Semana del Tiempo Ordinario


Primera Lectura

Lectura del libro de los Jueces 2, 11-19

En aquellos días, los israelitas hicieron lo que desagrada al Señor, dando culto a los ídolos. Abandonaron al Señor, Dios de sus padres, que los había sacado de Egipto, y siguieron a otros dioses de los pueblos de alrededor, los adoraron y provocaron la ira del Señor; abandonaron al Señor y dieron culto a Baal y Astarté.

Entonces el Señor se encolerizó contra Israel. Los puso en manos de salteadores, que los despojaron, y los entregó a unos enemigos, que los rodeaban y a quienes no pudieron ya hacerles frente. En todas sus campañas la mano del Señor intervenía contra ellos para castigarlos, como el Señor se lo había dicho y jurado, y los puso en una situación desesperada.

Entonces el Señor instituyó jueces, que salvaron a los israelitas de quienes los saqueaban, pero ellos tampoco escucharon a los jueces: se prostituyeron, dando culto y adorando a otros dioses; se desviaron muy pronto de la conducta de sus padres, que habían cumplido los mandamientos del Señor, y no los imitaron.

Cuando el Señor les instituyó jueces, él estaba con el juez y los salvaba de sus enemigos, pues se conmovía ante los gemidos que proferían bajo el yugo de sus opresores. Pero, cuando moría el juez, volvían a caer y se portaban todavía peor que sus padres: seguían a otros dioses, les daban culto, los adoraban y volvían a sus prácticas y a su conducta obstinada.

Palabra de Dios. Te alabamos Señor.


Salmo Responsorial

Del salmo 105

R. / Perdona, Señor, las culpas de tu pueblo.

No exterminaron nuestros padres 

a los pueblos que el Señor les había mandado. 

Se unieron con paganos 

y aprendieron sus prácticas. R.

Dieron culto a los ídolos

y éstos fueron para ellos como una trampa. 

Entonces entregaron a sus hijos e hijas 

en sacrificio a los demonios. R.

Se contaminaron con sus obras

y se prostituyeron con sus acciones.

Por eso el Señor renegó de su pueblo

y estalló su enojo. R.

¡Cuántas veces los libró,

pero ellos se obstinaron en su actitud! 

Entonces el Señor miró su angustia 

y escuchó sus gritos. R.

Aclamación

Mt. 5, 3

Aleluya, Aleluya

Dichosos los pobres de espíritu,

porque de ellos es el Reino de los cielos.

Aleluya, Aleluya


Evangelio

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 19, 16-22

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un joven y le preguntó: "Maestro, ¿qué cosas buenas tengo que hacer para conseguir la vida eterna?" Le respondió Jesús: "¿Por qué me preguntas a mí acerca de lo bueno? Uno solo es el bueno: Dios. Pero, si quieres entrar en la vida, cumple los mandamientos". El replicó: "¿Cuáles?"

Jesús le dijo: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, ama a tu prójimo como a ti mismo.

Le dijo entonces el joven: "Todo eso lo he cumplido desde mi niñez, ¿qué más me falta?" Jesús le dijo: "Si quieres ser perfecto, ve a vender todo lo que tienes, dales el dinero a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo; luego ven y sígueme". Al oír estas palabras, el joven se fue entristecido, porque era muy rico.

Palabra del Señor. Gloria a ti Señor Jesús


Oración:

Señor Jesús.

Tú, que por el amor que le tienes al mundo diste tu vida por nuestra salvación. Hoy acudimos a tu protección e imploramos tu asistencia y auxilio en estos momentos de angustia para el mundo entero.

Te pedimos ilumines a los gobernantes para que sus decisiones contribuyan a un mundo de paz y bienestar para todos los pueblos y naciones.

Que todos los hombres, con nuestro esfuerzo y trabajo conformemos una sociedad justa y tengamos la capacidad para ayudar a las personas más desfavorecidas.

Te lo pedimos por tu infinita Misericordia y por tu preciosísima Sangre que derramaste por nosotros y por el mundo entero:

"Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, 

la Sangre, el Alma y la Divinidad 

de Tu Amadísimo Hijo,

Nuestro Señor Jesucristo,

para el perdón de nuestros 

pecados y los del mundo entero."

"Por Su dolorosa Pasión,

ten misericordia de nosotros

y del mundo entero."

Amén.


Reflexión:

A partir del día de hoy incluiremos en la publicación las lecturas que la liturgia contempla para cada día.

¿Donde esta puesta nuestra confianza? ¿En Dios o en el dinero?

Hoy nos encontramos una catequesis de Jesús derivada de la negativa de este hombres al no querer separarse de su riqueza. Que difícil es para un rico entrar en el Reino de Dios. ¿Porque es difícil? ¿Acaso es mala la riqueza? ¿Es malo ser rico?

Porsupuesto que no es malo ser rico. El problema es que tan apegado estoy a la riqueza. ¿La riqueza está al servicio del hombre o el hombre tiene atado su corazón a la riqueza? El joven rico tenía atado su corazón a la riqueza, de manera que confió mas en el dinero que en seguir a Cristo.

En los siguientes dos versículos de este texto Jesús dice: "Yo les aseguro que un rico difícilmente entrará en el Reino de los cielos. Se lo repito: es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el