1° Corintios 10:20-29

20Antes digo que lo que los Gentiles sacrifican, á los demonios lo sacrifican, y no á Dios: y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios.

21No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios: no podéis ser partícipes de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.

22¿O provocaremos á celo al Señor? ¿Somos más fuertes que él?

23Todo me es lícito, mas no todo conviene: todo me es lícito, mas no todo edifica.

24Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.

25De todo lo que se vende en la carnicería, comed, sin preguntar nada por causa de la conciencia;

26Porque del Señor es la tierra y lo que la hinche.

27Y si algún infiel os llama, y queréis ir, de todo lo que se os pone delante comed, sin preguntar nada por causa de la conciencia.

28Mas si alguien os dijere: Esto fué sacrificado á los ídolos: no lo comáis, por causa de aquel que lo declaró, y por causa de la conciencia: porque del Señor es la tierra y lo que la hinche.

29La conciencia, digo, no tuya, sino del otro. Pues ¿por qué ha de ser juzgada mi libertad por otra conciencia?

Siguiente Versículo 30
Compartir en Facebook

Capítulos

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16

Acerca de 1° Corintios capítulo 10 versículo 20 al 29:

1° Corintios 10:20-29, (1Cor 10:20-29)

Plegaria del Día

Oración para el trabajo

Amado Dios, vengo hoy ante ti para pedirte ayuda con esta oración.

Antes que nada Dios, te quiero pedir perdón por mis desobediencias, porque así como Adán te desobedeció comiendo la fruta prohibida y la tierra fue maldita por su culpa, también yo he fallado. 

Perdóname y no permitas que yo me someta a penosos trabajos todos los días de mi vida. +

Señor Dios, te clamo por que solo tu escuchas con misericordia a los ruegos; fíjate en la miseria, el trabajo y la opresión que imponen los que oprimen al trabajador y líbrame. +

Dios, te necesito conmigo porque solo tu haces justicia para el trabajador. En cambio, alla afuera la gente es injusta y aun capaz de despedir al empleado con las manos vacías. +

Con esta plegaria, te pide que me des sabiduría para que yo no caiga en maldición y otros roben el fruto de mi trabajo! +

Señor, guárdame de tener jefes que tratan a los empleados con crueldad y oprimen con trabajos forzados, haciendo proyectos que solo les benefician a ellos y a nadie más. + 

Oh Dios, no permitas que yo viva una vida amargada por causa del trabajo esclavizante y abusivo que me quieran imponer. +

Aunque yo tuviera el mejor trabajo del mundo, en esta oración del trabajo me comprometo Señor a obedecer tus mandamientos y dar reposo a mi cuerpo una vez por semana, y así poder honrarte Dios mío. + +

Señor dame pericia y habilidad en mi trabajo, así como le diste a tus siervos Bezalel y a Aholiab que hicieron trabajos magníficos para ti. +

Oro para que llegue el día en que pueda reunir a mi familia y regocijarnos por los logros de mi trabajo, porque tú Señor Dios nos habrás bendecido. + +

Señor, sé que si tu bendices mi trabajo, no hay nada ni nadie que evitará que yo progrese; por eso te aseguro que...

- Ayudaré a otros más necesitados para que puedan comer; +

- No seré mezquino sino generoso con mis bendiciones; +

- Si mi hermano en la fe me pide prestado, no le cobraré intereses; y... +

- Ni aunque fuese por error o descuido, si una parte del fruto de mi trabajo quedara en manos de alguien más necesitado que yo, no le reclamaré que lo devuelva. +

Dios mío, deseo con todo el corazón que tú me bendigas, porque en tu bendición hay autentica prosperidad para mi trabajo, mi familia, mis posesiones y mi futuro. +

Abre los cielos, tu generoso tesoro, para derramar a su debido tiempo tu lluvia de bendición. Luego, yo prestaré a muchos y ya no tomaré prestado de nadie. +

Ahora te alabo Señor porque al ser obediente recibiré tu bendición en mis ahorros, en todo el trabajo de mis manos y en la tierra que tú me das para vivir. +

 Amén!