1° Corintios 10:22-30

22¿O provocaremos á celo al Señor? ¿Somos más fuertes que él?

23Todo me es lícito, mas no todo conviene: todo me es lícito, mas no todo edifica.

24Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.

25De todo lo que se vende en la carnicería, comed, sin preguntar nada por causa de la conciencia;

26Porque del Señor es la tierra y lo que la hinche.

27Y si algún infiel os llama, y queréis ir, de todo lo que se os pone delante comed, sin preguntar nada por causa de la conciencia.

28Mas si alguien os dijere: Esto fué sacrificado á los ídolos: no lo comáis, por causa de aquel que lo declaró, y por causa de la conciencia: porque del Señor es la tierra y lo que la hinche.

29La conciencia, digo, no tuya, sino del otro. Pues ¿por qué ha de ser juzgada mi libertad por otra conciencia?

30Y si yo con agradecimiento participo, ¿por qué he de ser blasfemado por lo que doy gracias?

Siguiente Versículo 31
Compartir en Facebook

Capítulos

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16

Acerca de 1° Corintios capítulo 10 versículo 22 al 30:

1° Corintios 10:22-30, (1Cor 10:22-30)

Plegaria del Día

Oración a San Martin Tours


¡Oh bendito san Martín de Caballero!, glorioso santo milagroso y admirable benefactor, que en piedad y amor abrigaste a un pobre mendigo que se congelaba, dividiendo tu propio manto en dos, mira hacia mí, tan pobre y tan sólo, con los ojos de tu piedad y noble comprensión.

Hoy con todo mi ser te pido auxilio y compasión, los problemas económicos me agobian y por más que lo intento no puedo salir de ellos; ¡ayúdame milagroso santo!, haz que llegue a mí los favores que solicito. 

Intercede con ardor por mí ante el trono de Cristo para que yo pueda encontrar ayuda en todas mis necesidades, tanto espirituales como materiales, en especial dame tu poderoso patrocinio para que pueda salir de esta desesperada situación: 

(pedir con gran fe lo que necesita)

No me niegues lo que con humildad y esperanza te pido, no me abandones, no me niegues tu asistencia, en esta grave y muy urgente necesidad, caritativo san Martin Caballero, dame tu santo auxilio, dame tu bendición. 

Amén.