1° Corintios 10:28-30

28Mas si alguien os dijere: Esto fué sacrificado á los ídolos: no lo comáis, por causa de aquel que lo declaró, y por causa de la conciencia: porque del Señor es la tierra y lo que la hinche.

29La conciencia, digo, no tuya, sino del otro. Pues ¿por qué ha de ser juzgada mi libertad por otra conciencia?

30Y si yo con agradecimiento participo, ¿por qué he de ser blasfemado por lo que doy gracias?

Siguiente Versículo 31
Compartir en Facebook

Capítulos

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16

Acerca de 1° Corintios capítulo 10 versículo 28 al 30:

1° Corintios 10:28-30, (1Cor 10:28-30)

Plegaria del Día

Oración de bendición para el mes de mayo



Amado Dios, la oscuridad de la noche ya ha cesado, los prados se llenan del fresco rocío de la mañana y los primeros rayos del sol nos anuncian que el mes de mayo ya ha llegado.

En este hermoso día te saludo y te doy gracias porque Tú eres un Dios bueno, amoroso y bondadoso, que colma mi vida de hermosos regalos y maravillosas bendiciones.

Gracias amado Dios por mi hogar, por mi familia, por mis amigos y ante todo, gracias por habernos dado la dicha de despertar a vivir este mes de mayo. Es sorprendente la rapidez con que pasa el tiempo pero es sublime saber que tu palabra y tus bendiciones nunca han de pasar.

Señor, desde este instante quiero poner el nuevo mes de mayo en tus manos. Por favor guía mis pasos, ilumina mis ideas y bendice cada uno de mis actos. Te pido que tomes mi mano y me ayudes a avanzar con paso firme por senderos de victoria, alegría y prosperidad. Ilumina mi corazón y permite que mis actos sean agradables a Ti.

Por favor protege mi vida y la vida de mi familia, resguárdanos bajo tu manto de luz y defensa, aviva nuestro espíritu, danos fuerza y sabiduría para poder cumplir con nuestros objetivos y alcanzar nuestros anhelos y abrázanos con tu amor cuando sintamos miedo o temor.

Te pido también por el mundo que tanto necesite de Ti y permite que en este mes florezcan la compasión, la bondad, la unión, la paz y el amor. Socorre a los que sufren, provee a los necesitados y consuela a los desesperanzados.

Señor, por favor no te separes nunca de nuestro lado, pues si Tú estás con nosotros, entonces de nada habremos de temer.

Amado Dios, en tus manos pongo mi vida y mis anhelos. Confío en que mayo será un mes maravilloso y lleno de bendiciones, porque con tu compañía, todo saldrá bien,

Amén.