1° Corintios 11:1-8

1SED imitadores de mí, así como yo de Cristo.

2Y os alabo, hermanos, que en todo os acordáis de mi, y retenéis las instrucciones mías, de la manera que os enseñé.

3Mas quiero que sepáis, que Cristo es la cabeza de todo varón; y el varón es la cabeza de la mujer; y Dios la cabeza de Cristo.

4Todo varón que ora ó profetiza cubierta la cabeza, afrenta su cabeza.

5Mas toda mujer que ora ó profetiza no cubierta su cabeza, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se rayese.

6Porque si la mujer no se cubre, trasquílese también: y si es deshonesto á la mujer trasquilarse ó raerse, cúbrase.

7Porque el varón no ha de cubrir la cabeza, porque es imagen y gloria de Dios: mas la mujer es gloria del varón.

8Porque el varón no es de la mujer, sino la mujer del varón.

Siguiente Versículo 9
Compartir en Facebook

Capítulos

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16

Acerca de 1° Corintios capítulo 11 versículo 1 al 8:

1° Corintios 11:1-8, (1Cor 11:1-8)

Plegaria del Día

Oración para la familia


Padre nuestro que estás en el cielo, en la tierra y en el mar,

te doy gracias por tu hijo, nuestro Salvador Jesucristo,

que dio su santa sangre por nosotros,

para que fuéramos liberados de todos nuestros pecados.


Hoy te pido, que con la misma sangre que fue derramada en la cruz,

cubras a mi familia con ella, para que ningún mal sea capaz de acecharnos.


Expulsa lejos de nosotros a todo aquel y aquello que quiera dañarnos,

aleja todo peligro y amenaza que se oculte entre las sombras,

las malas influencias y malas palabras.


Cubre con tu majestuosa sangre cada costado de mi hogar,

y asimismo, la mente y pensamientos de cada uno que en ella habitamos.


Maravilloso y bondadoso Dios, a tus ojos somos perdonados y puros,

a la espera de que llegue nuestro momento y vivir en el triunfo,

enséñanos el camino del amor y la paz,

aparta todo orgullo, desprecio, ira y depresión.


Arrópanos en tu manto amoroso

y cada uno seamos fieles oyentes de tu testimonio,

sin burlas ni quejas sobre ellos, ni blasfemias o actos que a tus ojos no son agradables.

En el nombre de Jesús. Amén.