1° Corintios 11:11-24

11Mas ni el varón sin la mujer, ni la mujer sin el varón, en el Señor.

12Porque como la mujer es del varón, así también el varón es por la mujer: empero todo de Dios.

13Juzgad vosotros mismos: ¿es honesto orar la mujer á Dios no cubierta?

14La misma naturaleza ¿no os enseña que al hombre sea deshonesto criar cabello?

15Por el contrario, á la mujer criar el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello.

16Con todo eso, si alguno parece ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios.

17Esto empero os denuncio, que no alabo, que no por mejor sino por peor os juntáis.

18Porque lo primero, cuando os juntáis en la iglesia, oigo que hay entre vosotros disensiones; y en parte lo creo.

19Porque preciso es que haya entre vosotros aun herejías, para que los que son probados se manifiesten entre vosotros.

20Cuando pues os juntáis en uno, esto no es comer la cena del Señor.

21Porque cada uno toma antes para comer su propia cena; y el uno tiene hambre, y el otro está embriagado.

22Pues qué, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis? ¿ó menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis á los que no tienen? ¿Qué os diré? ¿os alabaré? En esto no os alabo.

23Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fué entregado, tomó pan;

24Y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed: esto es mi cuerpo que por vosotros es partido: haced esto en memoria de mí.

Siguiente Versículo 25
Compartir en Facebook

Capítulos

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16

Acerca de 1° Corintios capítulo 11 versículo 11 al 24:

1° Corintios 11:11-24, (1Cor 11:11-24)

Plegaria del Día

Hermosa Oración para el mes de marzo

Gracias Señor por tus bendiciones y las victorias, gracias por bendecirme en el mes de febrero y por haber cuidado de mí y de mis seres amados. Gracias por el don de la salud, por nuestro cálido hogar, por los sueños que se convierten en realidad, por el pan que siempre llevas a nuestra mesa, por todo tu amor y tu bondad.

Gracias por haberme dado tu mano cuando sentí que no podía seguir avanzado y gracias por hacerme sentir que nunca estoy solo.

Padre celestial, hoy inicia el mes de marzo y desde ahora quiero poner en tus manos todos mis anhelos y actividades. Por favor guíame y acompáñame durante cada uno de los 31 días de este mes.

Por favor rodéame con tu amor, bendice mi vida, la vida de las personas que amo, ayúdanos a abrir caminos y permite que cada cosa que hagamos nos salga bien.

Y si tuviéramos que afrontar alguna dificultad, te suplico que nos des tu fuerza y tu sabiduría, cuídanos con amor, danos la oportunidad de ser mejores personas y ayúdanos a salir adelante.

Te pido también por aquellas personas que viven algún tipo de necesidad. Amado Dios, por favor colma de salud a los enfermos, llena de esperanza a los que sufren, desborda prosperidad en los necesitados y colma al mundo con la intención de servir, crear y compartir.

Gracias Señor por escuchar mi oración y por tu amor sin igual. De mi parte, viviré este mes con confianza y alegría, porque Tú siempre estás conmigo haciendo que mi vida sea perfecta.

Por favor ayúdame cada día a hacer más fuerte mi fe, ilumina mi sendero y permíteme avanzar por dulces caminos de dicha, plenitud y bendición.

Amén.