1° Corintios 11:11-27

11Mas ni el varón sin la mujer, ni la mujer sin el varón, en el Señor.

12Porque como la mujer es del varón, así también el varón es por la mujer: empero todo de Dios.

13Juzgad vosotros mismos: ¿es honesto orar la mujer á Dios no cubierta?

14La misma naturaleza ¿no os enseña que al hombre sea deshonesto criar cabello?

15Por el contrario, á la mujer criar el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello.

16Con todo eso, si alguno parece ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios.

17Esto empero os denuncio, que no alabo, que no por mejor sino por peor os juntáis.

18Porque lo primero, cuando os juntáis en la iglesia, oigo que hay entre vosotros disensiones; y en parte lo creo.

19Porque preciso es que haya entre vosotros aun herejías, para que los que son probados se manifiesten entre vosotros.

20Cuando pues os juntáis en uno, esto no es comer la cena del Señor.

21Porque cada uno toma antes para comer su propia cena; y el uno tiene hambre, y el otro está embriagado.

22Pues qué, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis? ¿ó menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis á los que no tienen? ¿Qué os diré? ¿os alabaré? En esto no os alabo.

23Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fué entregado, tomó pan;

24Y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed: esto es mi cuerpo que por vosotros es partido: haced esto en memoria de mí.

25Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre: haced esto todas las veces que bebiereis, en memoria de mí.

26Porque todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que venga.

27De manera que, cualquiera que comiere este pan ó bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.

Siguiente Versículo 28
Compartir en Facebook

Capítulos

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16

Acerca de 1° Corintios capítulo 11 versículo 11 al 27:

1° Corintios 11:11-27, (1Cor 11:11-27)

Plegaria del Día

Oración de la Mujer en su día


«La fe es la fuerza del corazón». Oremos con todas las mujeres que están luchando con valentía por su bienestar y el de los demás. Oremos con todas las mujeres que, en sus familias, dan a la vida su verdadero significado por el don de un amor gratuito, por las actitudes maternales que ellas desarrollan cada día. Oremos también con las profesoras, educadoras y todas aquellas comprometidas en el servicio a los demás.

Señor, hazme un instrumento de Tu Paz Bendice a todas las mujeres que trabajan cada día para llevar la paz a su comunidad, a sus casas y en sus corazones. Dales la fuerza para continuar cambiando las espadas en arados.

Donde hay odio, que lleve yo el Amor.

Oramos por todas las mujeres que sufren discriminación de género, la desigualdad y el prejuicio. Ayúdanos a ver y enfrentar la discriminación contra la mujer en cualquiera de sus formas. 

Donde haya ofensa, lleve yo el Perdón. Reconforta a todas las mujeres que sufren el dolor de la guerra, la violencia y el abuso. Que ellas puedan llegar a ser instrumentos de su propia reconciliación y pacificación.

Donde haya discordia, lleve yo la Unión.

Perdona a todas las mujeres y hombres que han dejado que las diferencias alimenten el odio y la discriminación. Que el ejemplo de su respeto por toda la creación nos ayude a ver que todos somos responsables de nuestro mundo.

Donde haya error, que lleve yo la Verdad.

Reconforta a todas las mujeres que luchan en las tinieblas del abuso, de la pobreza y de la soledad. Que podamos traerlas a la luz, para reconocer su dolor y tratar de eliminar la carga de vergüenza o incomodidad.

Donde haya duda, que lleve yo la Fe.

Oramos por todas las mujeres que viven con el temor de sus maridos, su hermano, su padre... y las fuerzas que controlan sus vidas. Ayúdalas a ser capaces de ser ellas mismas gracias a tu amor eterno y la fe.

Donde haya desesperación, que lleve yo la Esperanza.

Oramos por todas las mujeres que viven en la desesperación, la pobreza, la violencia, la trata, la esclavitud y el abuso. Que la luz de tu amor les lleve la esperanza.

Donde haya tristeza, que yo lleve la alegría.

Ayúdanos a ver la fuerza y la bondad en cada mujer y cada hombre. Transforma nuestros corazones para que celebren el amor y la gracia en todas las personas. Que podamos ser bendecidas con el coraje de Santa Clara de Asís, Santa María Eufrasia, Saita Catherine de Sena y otros santos muy importantes en cada país, para seguir nuestro propio camino de amor por Ti y por nuestros hermanos y hermanas...