Filemón 1:1

1PABLO, prisionero de Jesucristo, y el hermano Timoteo, á Filemón amado, y coadjutor nuestro;

Siguiente Versículo 2
Compartir en Facebook

Capítulos

01

Acerca de Filemón capítulo 1 versículo 1:

La Epístola de Pablo a Filemón, conocida simplemente como Filemón, es uno de los libros del Nuevo Testamento cristiano. Es una carta co-escrita por el apóstol Pablo, mientras se encontraba prisionero, y Timoteo, y dirigida Filemón, un líder en la iglesia de Colosas. Se ocupa de los temas del perdón y la reconciliación. Pablo no se identifica a sí mismo como un apóstol con autoridad, sino como «prisionero de Jesucristo», llamando a Timoteo «nuestro hermano», y tratando a Filemón como «colaborador» y «hermano». Onésimo, un esclavo que se había apartado de su amo Filemón, regresaba con esta epístola donde Pablo rogaba a Filemón que lo reciba como un «querido hermano».

Filemón era un cristiano acomodado, posiblemente obispo (Pablo lo llama "nuestro querido amigo y colaborador" en Filemón 1:1) de su ciudad, Colosas.3 Esta carta es la más corta de las atribuidas a Pablo, consta sólo de 445 palabras y 25 versículos.

Autenticidad y significado

Sobre su autenticidad, según el orientalista Ernest Renan, aunque existen sobre ella "objeciones serias", la Carta a Filemón pertenece al conjunto de las epístolas "probables", lo mismo que la Epístola a los colosenses, de la que se considera un apéndice. A su juicio, si la Epístola a los colosenses es falsa, también la misiva a Filemón lo es, aunque esta última sea calificada por él como "una pequeña obra maestra". Según Renan, "pocas páginas tienen un acento de sinceridad tan pronunciada".

La mayoría de estudiosos no comparten las sospechas de Renan y consideran la Epístola a Filemón dentro de las siete cartas indudablemente escritas por san Pablo.

Plegaria del Día

Oración por los hijos para cuando salen de casa

Hijo te entrego a la protección divina las alas de Dios te cubren su luz guía tus pasos su misericordia te protege y con su amor todo poderoso te lleva por senderos de luz vete tranquilo que Dios va contigo. Amen